Revista Anestesia

ūĚôīūĚöē ūĚöćūĚöėūĚöēūĚöėūĚöõ ūĚöúūĚöé ūĚööūĚöěūĚöíūĚöĚūĚöä ūĚöĆūĚöėūĚöó ūĚöēūĚöéūĚöĚūĚöõūĚöäūĚöú

Lugo y su bola de cristal ūüĒģ

Por José Antonio Lugo

Febrero 2023

 

El 23 de marzo de 2023 Plut√≥n entrar√°/entr√≥ al signo de Acuario, iniciando un ciclo que durar√° hasta 2043: ¬°20 a√Īos!

Acaba de llegarme un video a trav√©s de las redes sociales de una supuesta presentadora de noticias de inteligencia artificial para Radio F√≥rmula. ¬ŅEs verdad? ¬ŅEs fake? Dice que estar√° comentando noticias en los distintos noticieros. Parece el fin de la era de los comentaristas de la tele, cuya primera estrella fue Jacobo Zabludovsky y parecer√≠a que L√≥pez-D√≥riga y Ciro G√≥mez Leyva ser√≠an los √ļltimos, si esto se confirma…

Ahora bien, para saber qué va a pasar con Plutón en Acuario hay que ver qué pasó en el ciclo anterior. De la revisión del pasado se puede anticipar el futuro.

Recordemos que en la √ļltima pasada de Plut√≥n en Acuario tres locos geniales: D’Alambert, Buffon y Diderot decidieron escribir la primera Enciclopedia (expansi√≥n del conocimiento). Y la Revoluci√≥n Francesa trajo consigo la carta de los derechos humanos (respeto al individuo: todos podemos ser diferentes y debemos ser respetados en nuestras diferencias).

Seguramente de aquí a 2043 veremos expansión acelerada del conocimiento y de la tecnología y una nueva concepción del individuo.

Sin embargo… la tecnolog√≠a es peligrosa si no se sabe usar. El gran arquitecto D√©dalo le construy√≥ a su hijo √ćcaro unas alas recubiertas de cera con las que pod√≠a volar. Le advirti√≥ que no se acercara demasiado a Helios. √ćcaro no hizo caso, el Sol derriti√≥ la cera y el chamaco se estrell√≥ contra unas rocas, ante la desesperaci√≥n de su padre, el “domador” de la tecnolog√≠a.

Ya veremos qué pasa. Seremos privilegiados testigos de esta era fabulosa.

Por José Antonio Lugo

Febrero 2023

 

 

En nuestra columna anterior, afirmamos que la humanidad vivirá una ampliación del conocimiento nunca antes vista desde la redacción de la Enciclopedia Francesa, a finales del siglo XVIII.

Ahora bien… ¬Ņqu√© tipo de ampliaci√≥n del conocimiento?

Lo evidente es la inteligencia artificial. En su m√°s reciente novela, Klara y el sol, el Premio Nobel de LIteratura Kazuo Ishiguro nos cuenta la historia de Klara, una robot que es comprada por una familia que tiene una hija con un grave problema de salud. A lo largo de la obra, la trama coloca a los humanos y a Klara ante situaciones donde la “humanidad” de Klara est√° por encima de la de los seres humanos. Ishiguro se pregunta, a trav√©s de esta novela, ¬Ņqu√© es lo que nos hace humanos?

Es sin duda un gran tema literario, que empieza quiz√° con Frankenstein, de Mary W. Shelley, contin√ļa con Bladerunner, pel√≠cula basada en la novela de Philip H. Dick y sigue con Data, el androide de Viaje a las estrellas, la nueva generaci√≥n.

La inteligencia artificial ya gana en ajedrez a los campeones mundiales, hace operaciones y pronto hará todo lo que hacemos, y lo hará mejor. El nuevo programa que escribe ensayos perfectos con todo y bibliografía es un buen ejemplo.

Lo malo de la tecnología es que en términos laborales elimina empleos. Pensemos en las personas que cobraban el estacionamiento en las tiendas comerciales. Si sumamos, eran cientos que han sido sustituidas por una máquina que cobra. Quizá esté bien esa sustitución en Lituania o Dinamarca, pero no en un país como México, donde lo que sobra es mano de obra.

Ya veremos qué pasa con la invasión de la inteligencia artificial en nuestras vidas.

En nuestra columna anterior, afirmamos que la humanidad vivirá una ampliación del conocimiento nunca antes vista desde la redacción de la Enciclopedia Francesa, a finales del siglo XVIII.

Ahora bien… ¬Ņqu√© tipo de ampliaci√≥n del conocimiento?

Lo evidente es la inteligencia artificial. En su m√°s reciente novela, Klara y el sol, el Premio Nobel de LIteratura Kazuo Ishiguro nos cuenta la historia de Klara, una robot que es comprada por una familia que tiene una hija con un grave problema de salud. A lo largo de la obra, la trama coloca a los humanos y a Klara ante situaciones donde la “humanidad” de Klara est√° por encima de la de los seres humanos. Ishiguro se pregunta, a trav√©s de esta novela, ¬Ņqu√© es lo que nos hace humanos?

Es sin duda un gran tema literario, que empieza quiz√° con Frankenstein, de Mary W. Shelley, contin√ļa con Bladerunner, pel√≠cula basada en la novela de Philip H. Dick y sigue con Data, el androide de Viaje a las estrellas, la nueva generaci√≥n.

La inteligencia artificial ya gana en ajedrez a los campeones mundiales, hace operaciones y pronto hará todo lo que hacemos, y lo hará mejor. El nuevo programa que escribe ensayos perfectos con todo y bibliografía es un buen ejemplo.

Lo malo de la tecnología es que en términos laborales elimina empleos. Pensemos en las personas que cobraban el estacionamiento en las tiendas comerciales. Si sumamos, eran cientos que han sido sustituidas por una máquina que cobra. Quizá esté bien esa sustitución en Lituania o Dinamarca, pero no en un país como México, donde lo que sobra es mano de obra.

Ya veremos qué pasa con la invasión de la inteligencia artificial en nuestras vidas.

 

Por José Antonio Lugo

Enero de 2023.

 

Iniciamos el nuevo a√Īo con esperanza y amenazas de tormenta.

Para la astrolog√≠a china ser√°, despu√©s del a√Īo del tigre (2022), el a√Īo del conejo de agua, un a√Īo relativamente tranquilo, que nos ir√° preparando para el a√Īo del drag√≥n en 2024.

Para la astrología occidental, en abril de 2023 Saturno ingresa a Piscis y Plutón ingresa a Acuario donde estará unos cuantos meses para regresar a Capricornio y entrar definitivamente a Acuario hasta 2024.

¬ŅQu√© podemos esperar?

La astrolog√≠a predice el futuro mirando al pasado. La √ļltima vez, Plut√≥n entr√≥ en Acuario el 28 de enero de 1778 y sali√≥ de Acuario para entrar a Piscis el 12 de abril de 1797. ¬ŅQu√© pas√≥ en esos a√Īos? Bueno, dos locos geniales, D’Alambert y Diderot decidieron hacer la primera Enciclopedia e invitar a su amigo Buffon a escribir sobre la naturaleza y los animales. Enorme expansi√≥n del conocimiento. Kant escribe la Cr√≠tica a la Raz√≥n Pura y se inaugura el museo del Louvre. A nivel pol√≠tico, surge la Revoluci√≥n francesa y con ella la Carta de los Derechos del Hombre y del ciudadano. Cae Luis XVI que fue guillotinado en el 93 y Estados Unidos tiene su primer presidente. Si proyectamos esto hacia el futuro, nos esperan 20 a√Īos de una ampliaci√≥n de las fronteras del conocimiento nunca antes vista -ya lo estamos viendo con las fotograf√≠as del telescopio Webb y las nuevas fusiones que permitir√°n obtener energ√≠a de nuevas maneras-. Veremos cambios en las estructuras pol√≠ticas de cada pa√≠s y en la geopol√≠tica a nivel global. Tendremos que conciliar el individualismo con la estructura, para evitar el caos y la anarqu√≠a que ya se asoman en USA, Brasil y muchos otros pa√≠ses.

En suma, queridos lectores de Anestesia, viene una época interesante. En particular, 2023 será la antesala de los grandes cambios que tendrán lugar en 2024 pero que empezarán a fraguarse desde hoy.

¬ŅQu√© hay que hacer? Soltar lo que no necesitamos, ser m√°s flexibles. Abandonar objetos, personas, h√°bitos y paradigmas que ya no nos sirven. ¬°Qu√© no nos pase lo que aquellos expedicionarios cargados de oro que, por no soltar el tesoro, perecieron junto con su corcel al atravesar el r√≠o! Quiz√° sea mejor navegar por estos tiempos con menos lastres, m√°s abiertos y flexibles a lo que venga. ¬°Feliz a√Īo al equipo de esta gran revista, a Gabriela Santamar√≠a y a todos los lectores de este espacio!

¬°Se acaba 2022 y empieza 2023!

 

Los ciclos planetarios nos anuncian que vienen grandes cambios.

Plut√≥n entr√≥ en el signo de Capricornio en 2008 y, seg√ļn la astrolog√≠a, transform√≥ las estructuras econ√≥micas, pol√≠ticas, familiares, de g√©nero… En marzo de 2023 entrar√° a Acuario. Nos esperan cambios tecnol√≥gicos, nuevas formas de representaci√≥n pol√≠tica, una reconfiguraci√≥n geopol√≠tica mundial, cambios ecol√≥gicos…

Los cambios se sienten, aunque no se ven. Si pensamos en t√©rminos literarios, el que Bob Dylan y, en la √ļltima entrega, Annie H√©rnaux hayan ganado el Premio Nobel de Literatura no es que est√© mal… es que simplemente hace d√©cadas hubiera sido imposible… As√≠ se gestan los cambios…

El a√Īo que entra Saturno entrar√° a Piscis y estar√° all√≠ dos a√Īos y medio. Es un arquetipo que nos habla de las estructuras, y el √ļltimo signo del Zodiaco -Piscis- es como una laguna. Dif√≠cil poner pilotes en aguas submarinas… Las estructuras se disolver√°n -tarea de Neptuno, regente de Piscis-.

En suma, querido lector de Anestesia, el a√Īo que entra el Universo nos traer√° grandes cambios en el mundo, que se ver√°n reflejados en nuestra vida personal, porque dice el principio esot√©rico que “lo que es arriba es abajo”. La astrolog√≠a es un sistema de analog√≠as y correspondencias, un universo simb√≥lico producto de la imaginaci√≥n.

Dicho lo cual, sólo me queda agradecer a los lectores, a Gabriela Santamaría por brindarme este espacio y desearles lo mejor en 2023.

Har√© una profec√≠a: que Anestesia se fortalecer√° a√ļn m√°s, convirti√©ndose en un referente literario todav√≠a m√°s s√≥lido el a√Īo que entra. Am√©n. Saludos, feliz navidad y que sea un gran a√Īo para todos.

 

 

 

 

Por José Antonio Lugo

Noviembre 2022

 

Hay quien cree en los signos del zodiaco y, por supuesto, hay qui√©n no cree y le parece una superstici√≥n… “pensamiento m√°gico”.

Acaban de cumplirse 100 a√Īos del nacimiento de Jos√© Saramago, Escorpi√≥n, del 16 de noviembre de 1922.

En 1821, un 11 de noviembre, nació otro Escorpión, Fiodor Mijáilovich Dostoyevsky.

El 12 de noviembre de 1648 nació en Nepantla Sor Juana Inés de la Cruz.

El 6 de noviembre de 1880 nació Robert Musil.

Los nativos Escorpión somos intensos, apasionados, apostamos fuerte al todo o nada. Somos magnéticos y profundos. Vemos lo que los demás no alcanzan a observar. Somos hijos del Hades, de las profundidades, del subsuelo. Nuestro reino es el de la sombra. Somos felices debajo de una piedra. Cuando nos sentimos atacados, picamos. Nuestro veneno puede ser mortal.

En términos literarios, nadie puede acusar a ninguno de los escritores mencionados de andarse por las ramas.

Son misteriosos. En el fondo ¬Ņqui√©n conoc√≠a a Dostoyevsky, a Musil, a Sor Juana? El m√°s transparente es, quiz√°, Saramago, quien escribi√≥ los distintos tomos de los Cuadernos de Lanzarote, en los que se exhibe.

El capítulo Escorpión de mi libro Letras en la astrología está dedicado a Dostoyevsky. La hipótesis del libro es que sólo un Escorpión pudo haber escrito sus novelas; era imposible que las hubiera escrito un Piscis (Victor Hugo) o un Cáncer (Antoine de Saint-Exupéry).

A los que no creen en la astrología les digo que están equivocados porque están planteando mal su afirmación. La astrología es un universo simbólico, un espacio de la imaginación. Es como decir que no creen en la literatura o en el arte. Los espacios simbólicos no son para creer en ellos, son para disfrutarlos. Y si no nos gusta, a lo que sigue. Pero no son objeto de creencia. Seguimos en la próxima entrega para los lectores de Anestesia.

 

 

 

 

 

Por José Antonio Lugo

Octubre 2022

 

En 1503, hace m√°s de quinientos a√Īos naci√≥ el boticario, m√©dico y astr√≥logo Michel de Nostradamus, conocido por su capacidad de ver el futuro lejano. Sus profec√≠as han sido le√≠das e interpretadas a lo largo de los siglos y nos conducen a una pregunta fundamental: ¬Ņse puede predecir el futuro?

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Hace unos a√Īos fui a un congreso de astrolog√≠a a Atlanta y escuch√© una conferencia de Nick Campion, astr√≥logo e historiador ingl√©s. Les confieso a los lectores de Anestesia que sent√≠ que estaba escuchando a un moderno Nostradamus. El historiador de Oxford nos mostraba para d√≥nde ir√≠a el mundo en los pr√≥ximos a√Īos.

            Creo que la astrología nos puede mostrar tendencias simbólicas. Es como si pudiera predecir que alguien se enfermara, sin que pudiera decir de qué; si pudiera decir que alguien va a tener un gran éxito, sin poder decir si va a recibir un ascenso en el trabajo o va a ganar un premio literario. Decir de qué se va a enfermar o en qué consistirá el gran éxito es tarea de videntes. Existen y yo soy el primero en admirar su trabajo. Sin embargo, no es poca cosa saber lo que viene en términos simbólicos.

            Lo que hacen las predicciones astrológicas es definir hacia dónde vamos desde una perspectiva muy abierta, no por eso menos precisa.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Plut√≥n entr√≥ al signo de Capricornio en 2008 y saldr√° de ese signo en marzo del a√Īo que entra. El arquetipo de este planeta tiene que ver con la transformaci√≥n; Capricornio -signo regido por Saturno- est√° asociado con las estructuras.

            De 2008 para acá hemos visto cómo se han ido desbaratando las estructuras financieras, la democracia como forma privilegiada de la representación, las relaciones de pareja, la relación de una nueva generación con la posesión de cosas o inmuebles, los nuevos géneros surgidos de una visibilidad de preferencias sexuales, etc.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† De marzo de 2023 a 2043 Plut√≥n estar√° en Acuario. Veremos una explosi√≥n tecnol√≥gica que traer√° consigo cambios sociales. Veremos tambi√©n nuevas formas de organizaci√≥n social -algunas de las cuales no nos gustar√°n-. Ya estamos sometidos al “Big Brother”, qui√©n sabe hasta d√≥nde la tecnolog√≠a regir√° nuestras vidas.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† En 2043, cuando Plut√≥n ingrese al signo de Piscis, despu√©s de 20 a√Īos de tecnolog√≠a, estaremos buscando un Mes√≠as, un nuevo Cristo, un iluminado que nos ayude a reconectarnos con la espiritualidad, a la manera de Mircea Eliade, Mar√≠a Zambrano y Rudolf Otto, investigadores de lo sagrado. Lo sabremos si la vida nos da para verlo.

Por José Antonio Lugo

Septiembre 2022

 

El 19 de septiembre hubo simulacro y, despu√©s, temblor. Cinco a√Īos antes hab√≠a habido simulacro… y despu√©s temblor. ¬ŅC√°lculo de probabilidades? Es tan peque√Īo que no deber√≠a haber pasado. Ahora bien, el gran poeta franc√©s Mallarm√© afirm√≥: “un golpe de dados jam√°s abolir√° el azar”. Einstein dijo, mucho despu√©s: “Dios no juega a los dados” y Niels Bohr le replic√≥ “Deja de decirle a Dios lo que tiene que hacer”.

Lo cierto es que no hay explicación para lo que sucedió.

Algunos opinan que hay cient√≠ficos “de los que se no puede revelar su identidad” que tiene una explicaci√≥n plausible, pero ni est√° la explicaci√≥n ni se saben los nombres de los sabios.

Otros creen en teorías conspiratorias, el famoso HARP, experimentos que parecen salidos de la pluma de los guionistas de Marvel.

Otros creen en la uni√≥n de voluntades ps√≠quicas: millones de personas pensando en el sismo, lo “cre√≥”. Si as√≠ fuera… ¬Ņporqu√© cuando nos unimos en torno a la paz nunca pasa nada bueno y sigue habiendo feminicidios y todo tipo de violencia?

No creo en ninguna de estas tres pseudoexplicaciones.

La astrolog√≠a tampoco puede dar una explicaci√≥n a la coincidencia -que parece salida de un gui√≥n de Stephen King-. Ciertas combinaciones de Saturno y Urano, de Plut√≥n y Neptuno, se han observado cuando ha temblado, pero tambi√©n cuando no ha habido ning√ļn sismo.

Creo que las placas tect√≥nicas obedecen a ritmos que no tienen que ver con la peque√Īa voluntad de los humanos.

Así que hoy, esta bola de cristal tiene más dudas que respuestas.

Y ¡qué bueno! Prefiero ser un hijo del siglo XVIII lleno de dudas, que alguien lleno de certezas, que el que cree que tiene la verdad absoluta termina por tratar de imponérsela a los demás.

Por José Antonio Lugo

Agosto 2022

 

Se ha hablado hasta el cansancio del fin del mundo. Incluso, hay un grupo religioso que habla de “los √ļltimos d√≠as”. Afortunadamente, el mundo no se va a acabar. El historiador ingl√©s y astr√≥logo Nick Campion public√≥ en 1999 el libro The great year, para mostrar cu√°ntas fechas se hab√≠an establecido como las del fin del mundo y bueno, aqu√≠ seguimos…

Lo cierto, sin embargo, es que estamos viviendo tiempos ominosos. La guerra entre Ucrania y Rusia, la explosi√≥n de los tanques en Cuba, la torpe visita de Pelosi a Taiw√°n, los asesinos crecientes en nuestro pa√≠s -ahora contra poblaci√≥n civil-, la viruela del mono, un Estados Unidos que a ratos parece desmoronarse por la crisis de los opi√°ceos y por el intento de los supremacistas de impedir el voto de las minor√≠as, el ataque a Salman Rushdie… La lista puede ser interminable.

Acabo de releer Dr. Faustus, la gran novela de Thomas Mann. El narrador describe la eclosión de Alemania. Tiempos duros, faltos de esperanza. Vale la pena que la lean o relean, es una gran novela que se pregunta si el arte, en un contexto de destrucción, sirve de algo más que para la expresión personal.

Lo cierto es que aquí, como en esa época, estamos mal y el mundo que conocemos parece desmoronarse.

Desde el punto de vista de la astrología, la conjunción de Marte, Urano y el Nodo Norte es un disparador de cambios. De aquí a marzo de 2023, puedo asegurarlo, habrá trascendentes cambios colectivos y personales. Debemos prepararnos para decidir con qué nos quedamos en nuestras vidas -objetos, personas, hábitos, paradigmas- y qué nuevos objetos, personas, hábitos y paradigmas incorporamos a nuestra vida.

Como Anestesia, dirigida por nuestra querida Gabriela Santamaria , es una revista de literatura, los invito a que escribamos sobre esta época, no sólo para mostrar el horror, como Fernanda Melchor, sino para tratar de imaginar un futuro mejor, para México y para la humanidad.

 

 

 

Por José Antonio Lugo

Julio  2022

 

 

Hace algunos a√Īos asist√≠ a un congreso de astrolog√≠a en la ciudad de Atlanta. All√≠ asist√≠ a la conferencia que dio el gran astr√≥logo norteamericano Robert Zoller, titulada “¬ŅDestino, o libre albedr√≠o?”.

 

En ingl√©s la palabra fate tiene un significado ominoso, de all√≠ viene fatal, fat√≠dico. En cambio, Destino en espa√Īol es neutro. El destino de Carlos Slim era ser el mexicano m√°s rico del mundo o su destino era que le cayera encima el cami√≥n de la basura desde el segundo piso del perif√©rico, como le pas√≥ a un amigo neur√≥logo, hijo de Patricia Vizcaya, quien padece esclerosis m√ļltiple y a quien ayud√© a que publicara su libro Ser m√°s grande: mi vida con E.M.

 

En astrología hay dos corrientes: la de quienes opinan que todo está escrito, para bien o para mal, y que quien va a ser famoso lo será y quien será asesino no podrá evitarlo. Son los deterministas.

 

Est√°n tambi√©n los que creen que nosotros decidimos, que somos libres para elegir. Poni√©ndome de “abogado del diablo”, les recordar√©, queridos lectores de Anestesia, que la palabra libertad viene de la Revoluci√≥n Francesa y que antes de ella y de los Derechos del hombre y del ciudadano, nadie se consideraba libre. Si eras hijo de zapatero, zapatero ser√°s. A lo mucho, las mujeres pod√≠an elegir entre el matrimonio y el convento y los hombres entre las armas o la sotana. La libertad es un concepto moderno y adem√°s localizado en Occidente. ¬ŅSon libres las mujeres y hombres de Qatar para beber alcohol en la calle? Ellos no, y quienes vayan a ver el Mundial de futbol, tampoco.

 

Yo, como astrólogo profesional, me coloco en medio de los deterministas y de los que creen la libertad absoluta. Los explicaré con una metáfora.

 

El clima me determina. Si hace un frío infame, soy libre de salir con mi playera de Polo, pero me voy a enfermar. O si hace un calor infernal y quiero salir con bufanda, también soy libre de hacerlo. También me determina mi estatura, el que soy mexicano y no noruego, mi genética que para algunas cosas es maravillosa y para otras no tanto. En suma, soy libre dentro de una estructura que en buena medida me determina. Pero no totalmente. El margen de libertad que me queda es amplio, pero no absoluto.

 

Ustedes amigos, creen en el Destino, o en el libre albedrío.

 

Seguiremos en la próxima entrega de La bolsa de cristal de Lugo.

Junio 2022

Por José Antonio Lugo

 

Estudio astrolog√≠a, doy clases de astrolog√≠a y consultas astrol√≥gicas. He escrito libros sobre astrolog√≠a. En un grupo de amigos, la esposa de uno de ellos, psic√≥loga, le dijo a otra: “la astrolog√≠a no es comprobable”.

 

No dije nada porque fue de o√≠das, pero… ¬°tiene toda la raz√≥n! La astrolog√≠a no es comprobable, porque pertenece al reino de la imaginaci√≥n. Es pedirle peras al olmo. Claro, la astrolog√≠a en parte tiene la culpa porque ha tratado de convencer a los cient√≠ficos de que somos gente seria. Claro que lo somos, pero nuestro terreno es otro.

 

Hace muchos a√Īos, Lidia P√©rez nos invit√≥ a su programa en Radio Red a Julieta Fierro, a un astrof√≠sico cuyo nombre no recuerdo y a mi maestro y amigo Luis Lesur (QEPD). Quer√≠a que nos pele√°ramos. Yo dije que eso era imposible, porque ellos estudiaban a los planetas como cuerpos f√≠sicos y nosotros como s√≠mbolos.

 

Eso es la astrología: un universo simbólico, un juego de la imaginación, como la literatura y el arte.

 

¬ŅEso quiere decir que Emma Bovary no existe? Claro que existe, pero es un personaje literario, pertenece a un universo simb√≥lico. Un antrop√≥logo forense puede exhumar el cuerpo de Flaubert, pero nunca encontrar√° el esqueleto de Madame Bovary. Pertenece a otro mundo, el de los universos simb√≥licos.

 

Ahora bien, no todo es puramente imaginación.

 

La física cuántica nos dice que el observador modifica lo observado. Para la física de Newton, las cosas son como son y no dependen de quien las mire.

 

No se trata de elegir entre una y otra, sino de entender que, de la misma manera que usamos lentes para ver de cerca y para ver de lejos, quizá necesitamos entender con qué instrumentos, con qué física, por decirlo así, vamos a entender el mundo.

 

Para la astrología del siglo XXI, los planetas -que antes eran Dioses- hoy son arquetipos en movimiento. Y esos arquetipos en movimiento dialogan, danzan, con los arquetipos que configuran nuestra carta natal, es decir, dónde estaban los planetas en el momento de nuestro nacimiento en un punto del planeta determinado determina cuál es nuestro enjambre de arquetipos, es decir, nuestra personalidad.

 

La astrolog√≠a, como universo simb√≥lico, da respuestas simb√≥licas y, como dice la esposa de mi amigo, no es comprobable porque, seg√ļn ella, los resultados son distintos. Resulta, sin embargo, por poner un ejemplo, que el astr√≥logo le dijo a dos personas que tuvieran cuidado porque habr√≠a tal d√≠a una tendencia a tener un accidente. Una persona choc√≥ y la otra meti√≥ el pie en un hoyo y se lux√≥ el tobillo. Para la f√≠sica de Newton, nada tiene que ver una cosa con la otra; desde el punto de vista simb√≥lico, los dos ejemplos son lo mismo.

 

En otra entrega de La bola de cristal de Lugo hablaremos del Destino y el libre albedrío.

 

La bola de cristal de Lugo

Febrero 2022


Dice el Diccionario de la Real Academia que esot√©rico es “lo que es impenetrable o de dif√≠cil acceso para la mente”, y que era “una doctrina de la Antig√ľedad que era transmitida por los fil√≥sofos s√≥lo a un reducido n√ļmero de sus disc√≠pulos”.

En otras palabras, lectores de Anestesia, no sabemos lo que es esoterismo.

 

 

Entrega n√ļmero 2

 

El libro m√°s inteligente que he le√≠do en los √ļltimos tiempos es El conocimiento perdido de la imaginaci√≥n, de Gary Lachman, publicado por la editorial Atalanta.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† El libro nos recuerda c√≥mo, desde los antiguos griegos y de manera especial a partir de la Revoluci√≥n Industrial, el mundo se ha desencantado, considerado s√≥lo como verdadero aquello que es medible seg√ļn el m√©todo cient√≠fico. Sin embargo, diversos pensadores, ocultistas, astr√≥logos, poetas y visionarios siempre han opinado lo contrario, que hay un mundo simb√≥lico, vivo, y que es cocreador de la realidad. Para los mecanicistas seguidores de Newton, todo esto es fantas√≠a, ficci√≥n literaria y, por lo tanto, es conocimiento no v√°lido.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Es un gran debate al que le han entrado incluso fil√≥sofos especialistas en la hermen√©utica, como Paul Ricoeur: “La conciencia descubre que ella es dadora de sentido” (p. 95). Ahora bien, hay que comprender que estamos hablando de imaginaci√≥n, de conciencia, no de fantas√≠a. La fantas√≠a es. un ejercicio del pensamiento sin fundamento en la Naturaleza y no significada nada. En cambio, la imaginaci√≥n nos permite ver nuestro “firmamento interior”, “el universo que se extiende dentro de nosotros mismos de la misma manera que el universo astron√≥mico lo hace en el exterior” (p. 115).

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Esa visi√≥n es un estado liminal, llamado “estado hipnag√≥nico”, en el que nos encontramos entre el sue√Īo y la vigilia, y que experimentamos cuando nos dormimos y nos despertamos. Es un estado creativo en el que cual podemos tener visiones est√©ticas, pero tambi√©n en el que podemos percibir lo que va a suceder o entender de un plumazo -es decir, dar sentido- a nuestra vida y a nuestros procesos.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Swedenborg “que conversaba con los √°ngeles en las calles de Londres” (Borges) cre√≠a, como muchos ocultistas y todos los astr√≥logos, en la doctrina de las correspondencias, “seg√ļn la cual hay una correspondencia entre los eventos de la tierra y los de los reinos espirituales”. Todo el mundo natural, escribi√≥ Swedenborg “se corresponde con el mundo espiritual; no s√≥lo en general, sino tambi√©n en sus detalles”. (p. 129).

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Ahora bien, no se trata de sincronizarnos con el mundo, como si el mundo fuera una pareja experimentada de baile con la que debemos acoplarnos. No hay esa divisi√≥n entre la c√°scara y el interior de la nuez: ambas son la nuez. Al cambiar la percepci√≥n del hombre, cambia la forma. “La forma no es fija”. Lo sab√≠a Goethe: “Cada vez que se revelan nuevas esferas y profundidades de la existencia por una incursi√≥n en lo desconocido, dichas experiencias deben incorporarse a una realidad m√°s completa, la cual puede conducir a una perfecci√≥n de la forma m√°s amplia e integradora. Una y otra vez la totalidad de la existencia debe ser establecida, y una nueva totalidad, m√°s amplia y compleja, debe ser asimilada”.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Coleridge lo expres√≥ de otra manera: “La imaginaci√≥n primaria es el poder viviente y el primer agente de toda percepci√≥n humana”. Rudolf Steiner lo confirma: “La tarea del hombre no se limita a formarse una imagen del mundo terminado. No: el hombre colabora para que el mundo cobre existencia. El contenido de la realidad no es m√°s que el reflejo del contenido de nuestras mentes”.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† El autor termina su libro afirmando: “El futuro del mundo de los fen√≥menos ya no puede considerarse por entero independiente de la voluntad del hombre. Si somos lo que comemos, el mundo es lo que pensamos”.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Desde hace veinte a√Īos doy clases y consultas de astrolog√≠a y tarot, en forma paralela a mi trabajo literario.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Me he interesado en especial en aquellos autores que, como afirma Lawrence Durrell en El Cuarteto de Alejandr√≠a, se han cuestionado sobre los l√≠mites de lo real. Mi escritora favorita, Marguerite Yourcenar, en su obra maestra, Opus Nigrum, nos describe a Zen√≥n, el personaje principal, como un astr√≥logo, m√©dico, alquimista, lector de La filosof√≠a oculta de Paracelso, de Pico de la Mir√°ndola y de los dem√°s ocultistas del Renacimiento, que tan bien retrat√≥ Frances Yates en su libro sobre las claves del ocultismo en la era Isabelina. La obra negra, el Nigredo -al que se refiere el t√≠tulo de la novela de Yourcenar- es la disoluci√≥n. Hay que “disolver” la percepci√≥n, los paradigmas de nuestra estrecha visi√≥n, no para caer en la fantas√≠a -suerte de ataque psic√≥tico- sino para entrar en el reino de la imaginaci√≥n y su poder cocreativo, prof√©tico, en esa visi√≥n de 360 grados que ven quienes comen hongo, pero sin necesidad de un agente externo, como la mescalina, el alcohol o cualquier sustancia que cree un estado alterado de conciencia.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Quiz√° no se trata de “alterar” la conciencia, sino de crear “una nueva conciencia”, despojada ya de paradigmas. obsoletos para este mundo en cambio acelerado. Seguiremos en otras colaboraciones de La bola de cristal de Lugo. Gracias por leer Anestesia. Gracias por leerme.