Revista Anestesia

饾櫞饾殨 饾殟饾殬饾殨饾殬饾殯 饾殰饾殠 饾殮饾殲饾殥饾殱饾殜 饾殞饾殬饾殫 饾殨饾殠饾殱饾殯饾殜饾殰

La raz贸n

Autora: Ang茅lica Santa Olaya

Junio 2022

Resbal贸 el cincel sobre la piel de n谩car.聽 La mirada de la diosa persigui贸 la punta del buril redondeando las curvas de sus senos.聽 El escultor daba fin a su obra m谩s amada deseando que el tiempo transcurriera veloz para no sucumbir a la tentaci贸n de retractarse de la venta.聽 Se alej贸 un poco para admirarla.聽 Era tal y como la hab铆a imaginado antes de dar el primer golpe de martillo.聽 Ninguna ser铆a tan hermosa como ella. Acarici贸 los hombros recorriendo los brazos hasta llegar a las manos.聽 Se deleit贸 en la finura de los dedos. Algo lo perturb贸. En el margen de una u帽a, la peque帽a protuberancia se revel贸 a trav茅s del suave tacto con que 茅l la procuraba.聽 Gir贸 en busca del cincel m谩s delicado.聽 Ella sonri贸 con picard铆a y sacudi贸 un poco las caderas.聽 La tela se desliz贸 dejando casi al descubierto su sexo de nube.聽 Cuando volvi贸, los brazos de la bella se extend铆an hacia 茅l. Los dedos, exquisitos tent谩culos, lo invitaban a probar el veneno del amor.

Tocaron a la puerta.聽 Los brazos, anhelantes, lo llamaban. Comprendi贸 que nunca podr铆a deshacerse de ella.聽 Tom贸 el mazo y lo estrell贸 contra las blancas ramas que intentaban alcanzarlo.聽 Los trozos de piedra cayeron al suelo y con ellos el abrazo.聽 Sin embargo, estaba hecho.聽 El cliente, un importante magistrado, la rechazar铆a rota como ahora estaba.聽 Nadie querr铆a una mujer manca en su jard铆n.聽 Nadie, excepto 茅l.聽 El artilugio surti贸 el efecto deseado.聽 El comprador, frustrado, se alej贸 profiriendo insultos y amenazas. El silencio se desliz贸 como un gato. La discreta sonrisa de Venus le dijo que lo perdonaba. Y 茅l, en respuesta, tom贸 una espada y, de un solo tajo, separ贸 del propio cuerpo la mano que la hab铆a mutilado. Luego llev贸 a la amada a una isla solitaria para regalarle el tiempo que a煤n quedaba.聽 Ambos estaban rotos, pero juntos para cuidar las cicatrices.

La mano del escultor nunca m谩s toc贸 cincel ni martillo alguno.聽 Las horas, disueltas en el mar que besaba las playas de Milo fueron desapareciendo hasta que 茅l, un d铆a, se fundi贸 con el polvo oscuro de la isla.聽 El tiempo de la carne hab铆a terminado. Ella, sonriente a煤n, sabiendo que las heridas en el m谩rmol nunca mueren, acept贸 la ofrenda y vaci贸 su mirada en el horizonte preparada, y a la espera, de la solitaria eternidad.

Ang茅lica Santa Olaya (Ciudad de M茅xico, 1962). Poeta, escritora, historiadora y maestra de Creaci贸n Literaria en Minificci贸n, Cuento y Haiku para el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBAL). Egresada de UNAM, ENAH y SOGEM. Primer lugar del concurso de cuento breve del diario El Nacional 1981 y del concurso de cuento infantil Alas y Ra铆ces a los ni帽os del Instituto Estatal de la Cultura de Guanajuato 2004. Segundo lugar del V Certamen Internacional de Poes铆a Victoria Siempre 2008 (Argentina). Menci贸n Honor铆fica en el Primer Concurso de Minificci贸n IER/UNAM En su tinta 2020 y Segundo Lugar en el Concurso Semanal Cr贸nicas de un virus sin corona UACM 2020. Publicada en 130 antolog铆as internacionales de minificci贸n, cuento, poes铆a y teatro, as铆 como en diversos diarios y revistas en Am茅rica, Europa y Medio Oriente. Autora de 16 publicaciones de poes铆a, cuento, minificci贸n y novela.聽Su libro 69 Haikus聽fue el primer libro de literatura mexicana presentado y difundido en Emiratos 脕rabes Unidos en 2015. Homenajeada en 2015 por la Universidad Aut贸noma del Carmen UNACAR. Traducida al rumano, portugu茅s, ingl茅s, italiano, catal谩n y 谩rabe. Miembro del colectivo Minificcionistas Mexicanas y de la Red Internacional de Escritoras de Microficci贸n REM.