Revista Anestesia

饾櫞饾殨 饾殟饾殬饾殨饾殬饾殯 饾殰饾殠 饾殮饾殲饾殥饾殱饾殜 饾殞饾殬饾殫 饾殨饾殠饾殱饾殯饾殜饾殰

Disparos al aire. Aforismos sobre el aforismo en la literatura hispanoamericana

IMG_6059

Por Hiram Barrios

16 Noviembre 2019

El aforismo naci贸 con algo de estatuto, de c贸digo o incluso de principio. Ha conservado desde sus or铆genes la naturaleza instructiva propia de una frase destinada a encapsular lo mismo una afirmaci贸n m茅dica, que una sentencia jur铆dica o una sanci贸n de tipo moral. Se trata de una escritura deontol贸gica proclive tanto a la descripci贸n como a la prescripci贸n de normas o reglas. La afor铆stica de Hispanoam茅rica no ha perdido este tono lapidario, aunque en muchas ocasiones se trate de una estrategia persuasiva, cuando no de una parodia o una iron铆a. Lo cierto es que, a煤n hoy en d铆a, la contundencia de un aforismo memorable sigue teniendo autoridad en los terrenos de la medicina, la pol铆tica, la 茅tica o, incluso, la religi贸n. No por nada Guillermo Fadanelli sugiere: 鈥淐ualquiera que escriba diez buenos aforismos puede fundar una religi贸n. S贸lo requiere un inversionista鈥.

Acaso algo de verdad hay en dicha especulaci贸n, no obstante el arte del aforismo no 聽es un privilegio de grandes pensadores o de plumas consagradas. Jorge Fern谩ndez Granados anota: 鈥淣o es para tanto, cualquier artesano observador podr铆a escribir diez sentencias sabias sobre su oficio鈥. Y la realidad, que siempre va un paso adelante, lo evidencia con los Aforismos de conserjes (Pinos Alados, 2017) de Antonio Valenzuela, quien ejerce el oficio en alg煤n centro educativo de Tijuana, en el norte de M茅xico. Reproduzco un par de sus esquirlas: 鈥淓l conserje limpia oficinas porque los acad茅micos las ensucian鈥, 鈥淯n conserje leyendo puede ser una gran poeta, y un acad茅mico, no鈥.

Veh铆culo id贸neo para la reflexi贸n sobre un quehacer, ya manual, ya intelectual. En los dominios del arte, el aforismo ofrece una mirada a las conquistas del artista. Con 茅l se exponen las inquietudes que han signado al creador, sus preferencias estil铆sticas o bien los usos o aplicaciones particulares de una t茅cnica, por ejemplo. Menciono una tercia de colecciones afortunadas: los aforismos sobre la luz, el color o la forma del pintor venezolano Armando Rever贸n; los de la actuaci贸n, la entonaci贸n o la escenograf铆a del dramaturgo mexicano Luis de Tavira; y los 鈥淎puntes鈥 sobre poes铆a que recientemente ha publicado el poeta argentino Daniel Freidemberg.

No es de asombrar que la reflexi贸n metaliteraria se asome como una de las l铆neas de trabajo m谩s socorridas en la afor铆stica hispanoamericana. En el caso de los aforistas contempor谩neos, resulta adem谩s interesante constatar un reiterado esfuerzo por definir o, al menos, caracterizar el objeto de su inquisici贸n. Tarea nada balad铆 si se piensa que tal ha sido un problema irresuelto que aun despierta desvelos (Umberto Eco lleg贸 a afirmar que 鈥渘o hay nada menos definible que un aforismo鈥, y especialistas como Gino Ruozzi o James Geary han evadido tambi茅n una definici贸n).

En las siguientes l铆neas abordar茅 una tercia de caracter铆sticas postuladas por escritores hispanoamericanos a partir de su pr谩ctica afor铆stica. El objetivo es buscar semejanzas y puntos de vista coincidentes entre los aforismos que versan sobre el aforismo. Si bien en estos no alcanzan a definir todas las posibilidades que arroja la libertad de composici贸n de la actualidad, al menos permiten destacar algunos rasgos que la singularizan. Algo de luz habr谩 de arrojar la forma en la que los creadores conciben su materia de trabajo.

Condensaci贸n verbal

 

La afor铆stica contempor谩nea acoge entre otros los formatos de dec谩logo, manifiesto o diccionario en un af谩n por redefinir los conceptos que somete a juicio. Tambi茅n es com煤n la enunciaci贸n a partir del verbo copulativo o mediante el uso de dos puntos (El aforismo es鈥, o bien, Aforismo:). La comparaci贸n o el contraste son asimismo estrategias recurrentes. El tama帽o del texto suele ser una de las observaciones m谩s habituales. Ra煤l Aceves, escritor y estudioso mexicano de esta modalidad de escritura, apunta: 鈥淓l aforismo es un g茅nero breve, pero no menor鈥. La extensi贸n del texto no se corresponde con la capacidad de sugerencia que produce. Seg煤n varios de sus cultivadores, el tama帽o del texto ser铆a una de las primeras virtudes a subrayar: 鈥淏revedad, cu谩n larga eres鈥, escribe Andr茅s Neuman, escritor argentino avecinado en Espa帽a.

El aforismo proyecta, para decirlo con Geary, 鈥渦n mundo en una frase鈥, y para ello demanda un lector con la pericia necesaria para interpretar los elementos interdictos, pues, a decir de Franklin Fern谩ndez, autor venezolano: 鈥淯n aforismo requiere de la lentitud de una meditaci贸n a帽eja鈥. Esta escritura aprovecha al m谩ximo el principio de econom铆a verbal. Condesa la informaci贸n de tal manera que no requiera m谩s dato para ser entendida. Para Merlina Acevedo, escritora mexicana, 鈥淓l aforismo es una conclusi贸n que llega a s铆 misma鈥. Este principio de autonom铆a se aprecia en varias definiciones que los aforistas hispanoamericanos han aportado. Francisco Le贸n Gonz谩lez, por ejemplo, escribe: 鈥淓l aforismo dice todo, aunque le falte decir lo dem谩s鈥.

Carlos Saavedra Weise, aforista boliviano, define: 鈥淓l aforismo cincela el idioma y condensa el alma鈥. La contundencia de la idea y la precisi贸n de la palabra se anuncian como distintivos que procuran, ante todo, iniciar un di谩logo, implicar al quien lee: 鈥淓l aforismo no pretende decir la 煤ltima palabra sino la primera. De las siguientes se ocupa el lector鈥, sanciona Juli谩n Serna Arango, aforista colombiano, quiz谩 uno de los que m谩s ha reflexionado al respecto. En un camino similar, el parang贸n con otros g茅neros literarios suele resaltar esa condici贸n sint茅tica y el铆ptica. V茅anse este par de comparaciones aportadas por aforistas mexicanos:

Aforismo: la frase final de la novela, sin la novela.

Jorge Fern谩ndez Granados

 

Aforismo: ensayo j铆baro, microscopia del pensamiento, arrogancia.

Jezreel Salazar

 

聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽 En ambas descuella una fuerza evocativa que se cristaliza con la participaci贸n del lector, quien habr谩 de completar el sentido a partir de las pistas que se le otorgan (鈥淓l aforismo ajeno es un reto al ingenio propio鈥, escribi贸 Edmundo O鈥橤orman). En otro ejercicio comparativo, Alberto Girri hab铆a sugerido que la vitalidad del poema podr铆a ponderarse en relaci贸n con el aforismo al que podr铆a aspirar:

 

Vocaci贸n afor铆stica del poema.

Extrem谩ndola, sostener que la bondad del poema reside en el grado (eventual) de eficacia del aforismo a que se dejar铆a reducir.

 

El cat谩logo de comparaciones es amplio. El humorista argentino Roberto Fontanarrosa confeccion贸 esta que guarda alguna relaci贸n con la greguer铆a: 鈥淯n elefante encerrado en un dedal. Eso es el aforismo鈥. Sin embargo, no todos conciben esta capacidad de condensaci贸n como un acierto. Jos茅 Emilio Pacheco lo caracteriz贸 con estas palabras:

Aforismo: ensayo que no quiere levantarse. G茅nero que hace de un vicio 鈥攍a pureza鈥 una modesta virtud. Por su proclividad a la repetici贸n, al lugar com煤n, al plagio involuntario demuestra que las ideas son pocas y siempre las mismas. En su desnudez expone nuestra pobreza mental.

 

Rub茅n Bonet, catal谩n radicado en M茅xico, m谩s conciso, afirma: 鈥淓l aforismo tiene su equivalencia fisiol贸gica en la eyaculaci贸n precoz鈥. La extensi贸n textual de un aforismo, no obstante, parece relacionarse intr铆nsecamente con un pensamiento n贸mada, una raz贸n po茅tica que se distingue por una acertada condensaci贸n verbal cuya pregnancia queda resaltada en aras de una facultad evocativa. Juli谩n Serna Arango parece coincidir: 鈥淓l aforismo es la idea en estado salvaje; en el tratado, permanece cautiva鈥. La libertad del pensamiento est谩 relacionada con la forma en la que se enuncia. Jos茅 Mart铆 ya lo hab铆a anotado: 鈥淟as concepciones geniales son siempre breves鈥.

Hibridez

 

Serna Arango apunta sobre la cualidad h铆brida, fronteriza: 鈥淓l aforismo es elusivo. Los poetas dicen que es filosof铆a; los pensadores, que es literatura鈥. En este lugar ambiguo se conjunta lo mismo el dilema narrativo que la observaci贸n el铆ptica o la meditaci贸n l铆rica. El aforismo no responde a una estructura fija, ni demanda un listado espec铆fico de cualidades. Libertad de creaci贸n, de pensamiento, parece ser uno de los estandartes. Antenor Orrego, escritor peruano, apuntaba ya en Notas marginales (Olaya, 1922) que 鈥淣o es la forma que capta el pensamiento, es el pensamiento que crea su forma鈥. Estructura proteica, mutable, que no acepta el encasillamiento. El aforista mexicano Francisco Guzm谩n Burgos arroja esta observaci贸n: 鈥淐ada aforismo crea su propio sistema de pensamiento鈥. Aunque, a decir de Salvador Elizondo, la destreza verbal o la creatividad de la forma no son garantes de certeza o veracidad: 鈥淟os aforismos m谩s ciertos son siempre los aforismos menos brillantes鈥.

Y aunque es precisamente la forma la que despierta suspicacias (鈥淣o hay aforismo sin grieta鈥, dice Franklin Fern谩ndez), para otros lo que distingue al aforismo est谩 en el contenido, en aquello que expresa: una verdad que perdura o que permanece en el imaginario colectivo. El escritor cubano Enrique Jos茅 Varona, pionero en el rescate de este g茅nero, escribe hacia 1927: 鈥淓l aforismo es un rayo de luz que palpita, de conciencia a conciencia, a trav茅s de las edades鈥.

 

Discordancia

 

El aforismo defiende una postura individual. No consiente, replica; no respeta, bromea. El fil贸sofo cubano Jos茅 de la Luz y Caballero ya hab铆a notado, en el siglo XIX, una inclinaci贸n disidente, una invitaci贸n a la cr铆tica: 鈥淗ay aforismos que s贸lo son motivos para pensar鈥. La pretensi贸n de verdad 鈥攖an cara a la ense帽anza que se supone que encierran los dichos tradicionales鈥 se diluye entre la provocaci贸n o el escarnio. Franklin Fern谩ndez escribe: 鈥淯n aforismo no es simple frivolidad decorativa, insiste una y otra vez en el enga帽o鈥.

La gracia de estas esquirlas residir铆a en su naturaleza destructiva (y autodestructiva). Las creencias, los valores incluso, se desmoronan ante esta acidez del pensar. Juli谩n Serna Arango 聽recuerda que 鈥淟as certezas se derrumban en forma de aforismos鈥. Y no hay materia que evada el examen: 鈥淓l pensamiento puede escapar de todo: menos del aforismo鈥, como se帽ala Jos茅 Balza. Se trata de una escritura destinada a incomodar, a fastidiar a quien se deje. Alina Diacon煤, escritora argentina, apunta: 鈥淓scribir aforismos es como rociar una r谩faga de fijador sobre cabelleras propias y ajenas鈥.

La discordancia es propia de toda mente que cuestiona, pero en este caso el desacuerdo que se enaltece suele ser incendiario pues, a decir de Serna Arango: 鈥淓l aforismo es una dosis de entrop铆a que explota en la cara鈥. Pero no todo es agresi贸n. La contundencia no siempre ataca con un golpe. Luis Yslas Prado, aforista peruano, escribe: 鈥淯n aforismo es una herida que se cree bala鈥. 聽Y ya en los terrenos de la bal铆stica, se debe a Jos茅 Antonio Ramos Sucre una de las definiciones m谩s atinadas. Infortunadamente, no se trata de un aforismo. La frase aparece en una carta fechada el 7 de enero de 1930. En ella, el poeta venezolano se defiende de quienes se hab铆an sentido aludidos por sus escritos y concluye: 鈥淟os aforismos son disparos al aire鈥.

***

Cualquier definici贸n se antoja parcial e incluso l谩bil. Lejos de aislar el sentido del t茅rmino, los aforismos mencionados s贸lo parece que lo extienden. 鈥淒efinir qu茅 es el aforismo es una definici贸n al cuadrado, un aforismo imposible鈥, escribi贸 Giuseppe Pontiggia. En este sentido, Juan Varo Zafra reflexiona:

La apor铆a de una palabra que significando 鈥榙efinici贸n鈥 no pueda, sin embargo, ser definida se resuelve de inmediato si entendemos que cualquier definici贸n de aforismo que se proponga no podr谩 ser sino otro aforismo que requerir铆a a su vez ser definido. Y as铆 hasta el infinito.[1]

 

El aforismo, a luz de sus practicantes, es un g茅nero evocativo que se concreta en el lector; una frase condesada que no se somete a una fijaci贸n m茅trica o, en general, a un molde o estructura preconcebida. Expresa ideas personales, subjetivas, algunas veces relativa. La libertad del pensar ha marcado a esta escritura condensada, h铆brida y discordante. La variedad de propuestas que en la actualidad se identifican como aforismo pone a prueba, sin embargo, toda caracterizaci贸n. Los distintivos subrayados no tienen que corresponder a todas y cada una de las posibilidades que adopta en nuestros d铆as, y a煤n hay otros rasgos que deben contemplarse para asirlo a cabalidad.

 

Bibliograf铆a m铆nima

 

Balza, Jos茅. Observaciones y aforismos. Caracas: Fundaci贸n Polar, 2005.

Barrios, Hiram. Lapidario. Antolog铆a del aforismo mexicano (1869-2014). Toluca: Fondo Editorial del Estado de M茅xico, 2015.

鈥斺斺斺. Disparos al aire. El aforismo en Hispanoam茅rica. Estudio y antolog铆a. In茅dito.

Diacon煤, Alina. Rel谩mpagos. M谩ximas y m铆nimas. Buenos Aires: Gal谩ctica Ediciones, 2016.

Fern谩ndez, Franklin. Trizas (Aforismos 1998-2015). Sevilla: Libros al Albur, 2015.

Fern谩ndez Granados, Jorge. Vertebral. M茅xico: Almad铆a, 2017.

Yslas Prado, Luis. A la brevedad posible. Caracas: Exlibris, 2015.

Orrego, Antenor. Notas marginales. Trujillo: Universidad Privada Antenor Orrego, 2007.

Pontiggia, Giuseppe. 鈥淟鈥橝forisma come medicina dell鈥檜omo鈥, prefacio a Ruozzi, Gino. Scrittori italiani di aforismi, vol. I: I classici, 3陋 ed. Mil谩n: Arnoldo Editore (I Meridiani), 1997.

Salazar, Jezreel. Nadie viene. M茅xico: Cuadrivio, 2016.

Serna Arango, Juli谩n. Adversus agelastos. Iron铆as & paradojas. M茅xico: Ediciones Sin Nombre-Universidad Tecnol贸gica de Pereira, 2011.

鈥斺斺斺. Ap贸crifos. Contra los ismos dominantes. M茅xico: Ediciones Sin Nombre-Universidad Tecnol贸gica de Pereira, 2013.

Valenzuela, Antonio. Aforismos de conserjes. Tijuana: Pinos Alados, 2017.

Varo Zafra, Juan. 鈥淓l aforismo, g茅nero y concepto鈥, en Revue Romance, vol. 45, n煤m. 2, 2010, pp. 296-314.

Varona, Enrique Jos茅. Con el eslab贸n, pr贸logo de Ana Cairo. La Habana: Letras Cubanas, 1981.

 

[1] Varo Zafra, Juan. 鈥淓l aforismo, g茅nero y concepto鈥, en Revue Romance, vol. 45, n煤m. 2, 2010, p. 299.