Revista Anestesia

饾櫞饾殨 饾殟饾殬饾殨饾殬饾殯 饾殰饾殠 饾殮饾殲饾殥饾殱饾殜 饾殞饾殬饾殫 饾殨饾殠饾殱饾殯饾殜饾殰

Alephsof铆a: Hacer a S贸crates en el Siglo XXI

Por Ulises Paniagua

Marzo 2022

Habr铆a que imaginar qu茅 ocurrir铆a si S贸crates hubiese nacido en pleno siglo XXI. Tendr铆amos que suponer, para volver el asunto m谩s interesante y complejo, que S贸crates fuese mujer. Es decir, una S贸crates en lugar de un 鈥溍﹍鈥. Agreguemos que esta -chica no mayor de cincuenta a帽os- fundara una corriente de pensamiento ajena a cualquier tradici贸n; una forma distinta que no persiguiera un desfile de teor铆as y nombres que, por muchas razones, pudieran resultarle anacr贸nicos, mis贸ginos o excluyentes: idealismo, fenomenolog铆a, ontolog铆a, Kant, Schopenhauer, Nietzsche, Hegel (notemos que en esta lista no aparece un nombre femenino, y que muchos de estos autores depreciaban las capacidades intelectuales de las f茅minas y las feministas). Por 煤ltimo, pensemos que esta S贸crates se sit煤a en medio de una hipermoderna realidad o irrealidad, seg煤n el punto de vista, un mundo ambiguo, de humo y l铆quido (tendr茅 que citar a Bauman, sin remedio) donde la gente vive a la par tres vidas: la virtual, la f铆sica y la imaginaria que, de manera colectiva, liga a ambas. Esto es, la vida de quien la gente cree ser en su casa y en las calles; la de quien finge ser en la virtualidad; y la de quien realmente es, a juicio de los otros, dentro de la materialidad y la nube de fotograf铆as, videos y datos que es la red.

Esta nueva pensadora nacer铆a en el epicentro de una era de pandemias sucesivas, guerras bacteriol贸gicas, espionajes de drones y hackeos interbancarios. El problema del ser y estar, tan manoseado ser铆a, si no distinto, s铆 m谩s profundo. Acudir铆amos a un planteamiento entre seres fragmentados en personalidades que requieren cumplir con el sentido de brindar una imagen para los dem谩s a cada segundo. Una paradoja que se desprende de su contexto, eso s铆, en honor a un revisionismo marxista que ya podr铆amos dejar de llamar marxista (Marx no lo invent贸 todo, no era incluyente con las mujeres ni especialista en estudios sobre Latinoam茅rica).

La nueva S贸crates no llevar铆a tal nombre, no fundar铆a la misma especie de Filosof铆a a la que, por cierto, no se denominar铆a del mismo modo. La Filosof铆a, as铆, dejar铆a de ser Filosof铆a para convertirse en un asunto nuevo, fresco, vital. Basta imaginar que si la experiencia, la aventura del pensamiento y el conocer o reconocer volviese a iniciar, habr铆a otro tipo de Platonas, de Arist贸telas, de distintas y distintos Nezahualc贸yotls o Budas; alguna que otra u otro Ibn Arabi 驴Para qu茅 volver铆amos a lo mismo? El mundo indagar铆a en su esencia con un tacto distinto, mirar铆a con la yema de los dedos; aspirar铆a el aroma de la m煤sica.聽 Procurar铆a, en lo posible, rehuir las viejas letan铆as de lo comprobado una y otra vez como una verdad irrebatible. Desaparecer铆an las citas casi b铆blicas: (Habermas, 1960, pp.19), (Spinoza, 1654, pp.7). Ya en tiempos cercanos, Leonardo da Jandra cuestiona el ejercicio de la filosof铆a como un recital de 鈥渃itolog铆a鈥 (el neologismo es m铆o). Se corre el riesgo, ante esta paradoja contempor谩nea, dice, de explorar los abismos de la materia y la antimateria repitiendo el conocimiento como loros amaestrados. S贸crates estar铆a feliz ante una propuesta de cuestionar a S贸crates.

Es necesario, al llegar a este punto, declarar que la filosof铆a cl谩sica es, en esencia, europea por supremac铆a impuesta; mis贸gina por el asalto violento a la raz贸n; y herm茅tica por conveniencia de ciertos poderes pol铆ticos y econ贸micos a nivel global. Hacer, refundar esta disciplina ser铆a volver el mundo de cabeza, cuestionar la realidad y lo imaginario una y otra vez, replantear los antiguos errores epistemol贸gicos con un t茅rmino (no categor铆a) que dejase de llevar el nombre de 鈥渆pistemolog铆a鈥. Hay quien lee y aprende las frases de los autores reconocidos en esta disciplina (fil贸sofos profundos) para de manera superficial impresionar a su ligue en turno, esconder las carencias de autonom铆a de pensamiento, o simplemente para sentir que adquiere una jerarqu铆a superior al resto de las personas a las que mira como analfabetas poco 鈥渂lanqueados鈥 en el arte de pensar.

聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽 Por supuesto, es imposible, rid铆culo y necio desacreditar la vasta tradici贸n hel茅nica, germana y francesa que incluye ideas fundamentales sobre la existencia, la coexistencia e incluso la configuraci贸n de part铆culas que conforman el macro y el microuniverso (谩peiron). Sin embargo, no podemos abusar de nuestra ceguera, pecar de ingenuos o c贸modos: sabemos que lo dicho no basta; es necesario conformar, proponer una nueva esencia de lo que hasta ahora conocemos como Filosof铆a. Para ello, ser铆a inevitable incluir las macro y microcosmogon铆as que nacen del ejercicio del pensar en diferentes tradiciones: la cultura inca, la cultura mexica, los persas, los mayas, los 谩rabes, los esquimales, los peque帽os pueblos del Amazonas. Aquel conglomerado de la Filosof铆a del Siglo XXI enfrentar铆a as铆 un reto gigantesco: una verdadera inclusi贸n racial, de g茅nero, de diversidad, de latitudes.

La Filosof铆a del siglo XXI deber铆a ser el punto donde convergen, se bifurcan y expanden todas las filosof铆as del planeta. Podr铆amos llamarla Alephsof铆a, por dotarla de un nombre y en honor a Jorge Luis Borges o a una Georgina Luisa Borges. En M茅xico, por ejemplo, me gusta leer a 脫scar de la Borbolla y a Enrique Dusell. A nivel Hispanoam茅rica, a Mar铆a Zambrano; en otras regiones del mundo (somos una regi贸n global) busco lecturas de Marina Garc茅s y, desde luego, de Byung Chul-Han. Los fil贸sofos tradicionales confrontan a estos autores, y es natural que ello ocurra. Los califican como b谩sicos. Pero seamos honestos: la Filosof铆a que conocemos no se hizo en un siglo, ni siquiera en un milenio. Los griegos se desarrollaron durante m谩s de cinco centurias, al menos, y s贸lo en el tiempo m谩s cercano a su decadencia fundaron escuelas del pensamiento. Si la intenci贸n fuera retomar las directrices del conocimiento, 驴c贸mo evitar ser b谩sicos? Se debe iniciar por alg煤n lado. Cada nuevo cap铆tulo tiene una l铆nea de arranque. Y no es que no se sea profundo, es que se plantea lo diferente: lo decolonial, lo radical, lo feminista, lo igualitario. Una filosof铆a para todas y para todos.

La l铆nea que conocimos muri贸. No es que no tenga validez, pero que hay que situarnos en otro contexto. Es necesario reformular la complejidad de la existencia ante la imagen que devuelve el reflejo de una laptop, un celular, la extinci贸n de los recursos naturales o una guerra nuclear. Arist贸teles dorm铆a tranquilo sin imaginar la desecaci贸n de los r铆os o la radiaci贸n de los rayos ultravioleta provenientes del sol. Di贸genes de Sinope no so帽贸 la bomba en Hiroshima. Si dirigimos la mirada hacia aquello que se ha denominado como originario descubriremos que muchos pueblos ya intu铆an la 鈥渁temporalidad del tiempo鈥, el romance del mismo con el espacio, la conjunci贸n morfomagn茅tica entre los seres vivos y la naturaleza, la relaci贸n 铆ntima entra la parte y el todo como una funci贸n org谩nica indisoluble, el dulce sopor de la muerte, la extra帽a y armoniosa confusi贸n entre muertos y vivos al estilo de Juan Rulfo en Pedro P谩ramo. Algunos sab铆an que no existen cuatro puntos cardinales, sino siete: norte, sur, este, oeste, arriba, abajo y dentro de uno mismo (cosmogon铆a cherokee). Intu铆an que arriba puede ser abajo, tambi茅n. Conoc铆an la perpetua continuaci贸n de lo que parec铆a incontinuable.

Es posible que mucho de lo que la supuesta civilizaci贸n occidental supremacista considera como sus grandes logros, Teor铆a de la Relatividad, Psicoan谩lisis, Capitalismo, fuera ya entendido y resuelto por medio del Zen, de las mitolog铆as de tribus que no conoc铆an ciertos tab煤s familiares, y que practicaban el trueque comunitario sin af谩n de competencia. El mundo y el Universo exist铆an antes de que alguien se atribuyera el haberlo inventado o descubierto. Es solo cuesti贸n de cerrar los ojos para abrir el canal de las percepciones. Es cuesti贸n de ampliar el radar de lo sensible, de lo entendible.

Se piensa en todas las comunidades del mundo (hasta ahora no se tiene noticia de que alguna raza posea facultades intelectuales superiores). Es el momento de reconocerlo. Habr铆a que esperar una nueva era, la de la Alephsof铆a, el intervalo en que surja un nuevo S贸crates que no se llame S贸crates, que no sea un 茅l, sino quiz谩 una ella; o mejor a煤n, un nosotros (a la cosmogon铆a tojolabal y los estudios de Edgar Mor铆n les agradar铆a esta propuesta).

Tendr铆amos que aprender a reconocer el mundo de forma horizontal, abierta, interdisciplinaria, infinita, permutable. Despu茅s de todo, han pasado m谩s de dos mil a帽os de que se fund贸 lo que conocemos como Filosof铆a -y lo que tergiversaron los monasterios medievales mediante el control de ella- 驴Qu茅 otra cr铆tica, sino la que aqu铆 se plantea, ejerce Umberto Eco en su novela El nombre de la rosa, una cr铆tica que permite la amplitud de la raz贸n y la sensibilidad?

Ya es tiempo. Siempre ha sido el tiempo. Debemos reconstruir lo pensado para no morir pensando que debimos pensar diferente. S贸lo es cuesti贸n de aprender a volver a mirar. Desde luego, con ojos nuevos. Los mismos. Los que han estado siempre all铆. Basta que recordar que arriba es abajo. Basta recordar que sensibilidad es pensamiento.

Ulises Paniagua (M茅xico, 1976)

Narrador, poeta y dramaturgo. Ganador del Concurso Internacional de Cuento de la Fundaci贸n Gabriel Garc铆a M谩rquez, en Colombia (2019). Fue entrevistado por Silvia Lemus, en el a帽o 2020, en el programa 鈥淭ratos y retratos鈥 de Canal 22. Incluido en la antolog铆a internacional de car谩cter biling眉e 鈥淧uente y Precipicio鈥, publicada en Rusia, dentro de la celebraci贸n de la Bienal de Poes铆a de Mosc煤, bajo la selecci贸n de Natalia Azarova y Dmitriy Kuzmin (2019). Es autor de dos novelas, siete libros de cuentos y cuatro poemarios. Ha sido divulgado en antolog铆as, revistas y diarios nacionales e internacionales, incluyendo Nocturnario, El b煤ho, C铆rculo de poes铆a, Nexos, Siempre!, Blanco M贸vil, Punto en l铆nea, El Sol de M茅xico, 脥gitur, Letralia, Nueva York Poetry, Altazor, Algarab铆a y Jus. Es publicado de forma habitual en Revista Anestesia, a trav茅s de su columna 鈥淟os textos del n谩ufrago鈥. Es tambi茅n editor de contenidos, en dicha revista. Es parte del cat谩logo de autores del INBAL. Tambi茅n es director del Festival Universitario de Literatura y Arte, Creador y director del Coloquio Internacional de Poes铆a y Filosof铆a (respaldado por el Fondo de Cultura Econ贸mica), y coordinador de publicaciones de la revista Blanco M贸vil, en su secci贸n de narrativa. Publicado en la Academia Uruguaya de Letras, en Espa帽a, Italia, Per煤 y Venezuela, su obra ha sido traducida al ingl茅s, ruso, griego, serbio, checo e italiano.