Rebelión Cristera y otras minificciones

IMG_6057
IMG_6058

REBELIÓN CRISTERA Y OTRAS MINIFICCIONES

A continuación trece textos breves de José Alberto Álvarez Moreno,  nacido en la Ciudad de México en 1994. Egresado de la licenciatura en Letras Hispánicas por la UAM-I. Actualmente se dedica a escribir minificciones, ha sido publicado en varias revistas electrónicas e impresas con gran éxito.

 

REBELIÓN CRISTERA.

Se rebeló ante sus propias creencias y salió al campo de batalla con un fusil y dos balas. La primera bala fue al cielo; la segunda a su cabeza. En esos tiempos nadie podía atentar fortuitamente contra Dios.

 

AUTÓGRAFO.

Para solucionar el conflicto se convirtió en su fan número uno, así que cuando lo vio saliendo de una de sus tantas conferencias, le extendió emocionada una hoja de papel para que el afamado escritor la autografiara. Él puso sus iniciales y después preguntó:

-¿Para quién va dirigido, preciosa?

La muchacha sonrío y después contestó tajantemente:

-Para el juez, amor mío.

La firma del divorcio por fin era consensuada.

 

EL OFICIO DEL ADULADOR.

Había encontrado el trabajo perfecto; primero a sus clientes les hacía la barba y después con sus tijeras se las emparejaba. Dicho oficio lo convirtió en millonario.

 

PLUMÍFERO.

Todo estaba perdido, pues tenía la mirada de halcón, la nariz aguileña y el corazón de pollo.

 

RECORDATORIO.

Abrió la carta y leyó: “Ayer me suicidé. Esto es sólo un recordatorio”. Después se desvaneció entre la espesa oscuridad.

 

CARTA.

Se escribió lentamente, después se leyó. Revisó cada punto y cada coma. Una vez puesto todo en su lugar; se metió en un sobre y se entregó a su amada.

 

MENDIGO.

Con el cuaderno abierto, el escritor mendigaba palabras para así poder terminar su obra. Los opulentos diccionarios siempre le dejaban caer alguna que otra palabra rimbombante.

UNA MALA NOCHE.

Le invité una copa y después la llevé a mi casa. Ahí encerrados, nos desnudamos lentamente hasta fusionar piel con piel. Al día siguiente amanecí solo y con la terrible sorpresa de que mi amada nocturna se había llevado todo: sólo dejó mi cráneo arrumbado en la cama.

 

RECETA DE COCINA.

Trituró sus letras con un molcajete y después las mezcló con sus lágrimas; tras terminar la papilla por fin pudo alimentar a su musa.

 

(R)EVOLUCIÓN.

Su compromiso social era enorme; defendía los derechos laborales del proletariado y era un ávido lector de Marx. Sus obras siempre fueron escritas con la mano de obra más barata.

 

FAIR PLAY.

El defensa dio tantas barridas que el juego se hizo limpio.

 

RESACA.

La realidad se levantó cruda y tuvo sed de venganza.

 

TOLSTOI.

Intentó leer La Guerra y la Paz del gran autor ruso, pero no sobrevivió a la primera parte del libro.